Motor de combustión interna primero

Características principales de un motor de combustión interna

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El motor térmico de combustión interna (Otto), transforma la energía calorífica (explosión) en energía mecánica. Esta combustión se produce dentro de la propia cámara por ello se le denomina motor de combustión interna.

La base del funcionamiento consiste en la detonación de un combustible (en este caso gasolina) mediante un foco de calor (bujía).

La energía que desprenden los gases tras la combustión hace que el pistón que esta dentro del cilindro baje con gran fuerza (carrera). El movimiento lineal del pistón es transformado en rotativo mediante la biela. (Similar a un movimiento pierna-pedal).

Un ciclo se compone de cuatro tiempos: 1 Admisión, 2 Compresión, 3 Explosión y 4 Escape.

Admisión. La válvula de admisión se abre mediante el árbol de levas y deja paso al aire mezclado con gasolina (en caso de carburador) o solo aire (en caso de inyección). El movimiento del pistón es hacia abajo creando vacío (en caso de no tener turbo). El PMS (punto muerto superior) es la zona más alta a la cual puede llegar el pistón dentro del cilindro y el (PMI) la más baja.

Compresión: Las dos válvulas se mantienen cerradas, el pistón va hacia arriba y se comprime la mezcla incrementando su temperatura. (PMS)

Explosión: Salta la chispa (bujía) y se produce la explosión. El pistón se desplaza violentamente hacia abajo (tiempo de trabajo útil) gracias a la gran fuerza que ejercen los gases en su combustión.

Escape: Se abre la válvula de escape, sube el pistón y se desplazan los gases quemados muy calientes hacia el escape.

 

Motor de combustión interna

1 carrera 180º del cigüeñal———- 4 carreras = 2 vueltas del cigüeñal (720º)

Prácticamente todos los vehículos que vemos circulando en las carreteras se basan en este funcionamiento. La diferencia de un motor diésel es que no necesita bujía (foco de calor). Únicamente en la cámara de combustión entra aire y al comprimirse se calienta. En el momento que el comburente alcanza su mayor temperatura (PMS), se inyecta el gasoil que combustiona por si sólo con la temperatura del aire.

Inyección de gasolina: Al igual que en un motor diésel, a la admisión entra aire (independientemente de la gasolina), y en el momento oportuno (captadores) se inyecta la gasolina y salta la chispa.

Hay que tener en cuenta que en un motor es importante la cantidad de combustible según el aire que entra a la admisión (Caudalímetro).

Este tipo de motor es lineal, pero también existen rotativos (Wankel) y de cilindros opuestos (Bóxer), aunque el funcionamiento básico es el mismo.

Celso García

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Otros artículos de la web

Locos del motor
Autor: Locos del motor Administrador del sitio web www.locosdelmotor.com