Frio extremo

Test extremos de calor y de frío

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Las marcas de vehículos invierten muchos millones de Euros en el desarrollo y preparación de sus nuevos modelos antes de sacarlos al mercado. Mucho esfuerzo durante años de desarrollo y tests, ya que hay mucho dinero en juego, además de la imagen de la marca y el éxito o el fracaso.

Calor extremo ArizonaCualquier parámetro puede hacer llegar al éxito o al fracaso a un vehículo, por tanto, las pruebas son muchas y normalmente se dividen en complicadas fases. Hay que analizar el comportamiento y resistencia de todos y cada uno de los elementos del nuevo vehículo.

Estos tests se llevan a cabo en carreteras, circuitos de velocidad, pistas de pruebas e instalaciones específicas. Hoy nos vamos a centrar en las pruebas extremas, concretamente en las de frío y calor extremos.

En realidad no hay muchos lugares habitados donde haya condiciones realmente extremas, ya que el ser humano tiende a vivir en zonas con condiciones atmosféricas agradables. Pero las marcas deben probar los comportamientos de los coches a 50ºC y a -50ºC. Por tanto, las marcas prueban condiciones óptimas para freír un huevo en el capó del coche y condiciones en las cuales vuelcas un vaso de agua y ésta se congela antes de llegar al suelo.

Calor extremoPara ello, los desiertos y zonas muy áridas y calurosas, y las zonas cercanas a los casquetes polares suelen ser las elegidas. ¿Os hacéis una idea de los lugares que las marcas podrían elegir?

Para las pruebas de calor extremo, los lugares más populares son la Pista de Pruebas del Desierto de Arizona (EE.UU.), el Valle de la Muerte en California (EE.UU.), o Ayers Rock (Australia), donde se alcanzan temperaturas ambientales de 50ºC a la sombra, si la encuentras.

Las temperaturas elevadas influyen mucho en un automóvil, ya que mucho elementos requieren una temperatura más o menos estable, o al menos no muy radical, para funcionar correctamente.

A diferencia del frío, el calor es habitual en la mayoría de países, y los vehículos son de los primeros en notarlo. El aire que entra en el radiador no refrigera, el agua del circuito se calienta y la temperatura sube. El aceite se deteriora más rápidamente. El vehículo tiene menos potencia. Los amortiguadores pierden muchas de sus cualidades. Los discos de freno alcanzan temperaturas infernales. Además, el aire acondicionado parece como si no enfriase.

Frio extremo cochePara las pruebas de frío extremo los fabricantes suelen elegir Alaska (EE.UU.) o el norte de Suecia muy cerca del Círculo Polar Ártico, área conocida como Laponia, para hacer test a -50ºC, casi nada.

Frío extremo, nieve, lagos helados, tormentas de nieve y demás invitados machacan a los vehículos. Cerraduras congeladas, el aceite de los amortiguadores cerca de solidificarse, tremendo ruido al abrir y cerrar las puertas, el cambio de marchas necesitando 2 manos para cambiar de marchas, el climatizador enfriando todavía más el ambiente,…entre otras consecuencias. Todo depende de la calidad y desarrollo del vehículo al que se le realiza el test.

Si tu coche, allá donde vivas, tiene fallos importantes a temperaturas normales, probablemente no pasó los test de frío y calor extremo…¿O sí? Nunca lo sabrás.

Adrián Osés, Locos del Motor.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.