renault-21-turbo-4

Renault 21 Turbo Fase 1 1988

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Estimados lectores,

Creo que ya era hora de que pusiéramos nuestras opiniones de las pruebas de conducción de los coches a los cuales tenemos acceso (esperemos os vaya siendo plato de buen gusto), pues procuraremos probar todo aquello que hemos soñado tener, hemos tenido o incluso pensamos en comprar, si las palabras anteriores te hacen pensar en LaFerrari ya pongo en antesala que somos unos Don nadie.

renault-21-turbo-2Abriremos esta sección con un coche que muchos años he soñado y que a fecha de hoy aún me enamora, se trata del Renault 21 Turbo Fase 1 1988  (que eso de catalizar y tal….está muy bien pero…para los abrazaarboles el Fase 2). Sobre el papel vemos las cifras de un 2000 cc 8 válvulas 175cv y 275Nm tracción delantera. Muy bien teniendo en cuenta que, 20 años más tarde podemos ver un rendimiento igual en motores actuales. Todo esto añadido a sus 1190kg hacen de él un sedán que vuela raso sobre el asfalto. Por aquella época se peleaba en el crono con el BMW M3 E30, dando mejores cifras de recuperación incluso que el Maserati Biturbo o el Renault Alpine V6 turbo. Como dato podemos decir que los 1000 metros desde parado lo hacia en 27,8seg, de lo cual Renault estaba muy orgulloso.

renault-21-turbo-6Lo primero cuando nos dirigimos al coche vemos esas líneas tan acusadas, esas aristas tan cortantes…diseñado a escuadra y cartabón, esas llantas de turbina y el faldón delantero tan bajo…nos encanta. La versión turbo es la única que tenía bujes de 5 tornillos y con ello esas llantas de turbina de 15”, todos los demás llevaban 4 tornillos. Las llantas han sido criticadas por que no refrigeraban bien y se calentaban los discos hasta doblarlos, vemos como en la parte baja del paragolpes tiene dos entradas de aire para ventilar los frenos…parece no ser suficiente. La versión turbo es 4cm más baja que la normal gracias a una suspensión más deportiva.

Abrimos la puerta y nos sorprenden esos sofás que tiene por asientos, con un diseño completamente envolvente, que aún siendo de esponja blanda nos sentimos muy cómodos conduciéndolo. Conjuntamente con el volante, el cuadro de instrumentos y la palanca de cambios, nos transporta a los años turbo de Renault, metemos la llave y arrancamos.

renault-21-turbo-7Hemos tenido la oportunidad de probar esta unidad en varias condiciones, con neumáticos gastados y con nuevos. Con neumáticos malos en el eje delantero, más de ver las ruedas patinar no hemos hecho otra cosa. En primera tiene una limitación de origen (que pensó el ingeniero cuando lo hizo…) y en segunda pierde tracción hasta su cambio a tercera, que cesa si estas en recta…porque si nos ha pillado una curva…ahí sigue la rueda del interior con su giro desorbitado. Todo esto anterior lo solucionamos con unas ruedas buenas nuevas, en segunda empieza a patinar pero con un poco de volante lo haces parar. Las sensaciones son muy buenas, un turbolag bastante acusado pero cuando entra el turbo en función, el respaldo del asiento hace su función. De la entrada del turbo en este modelo lo resumiré en gracioso/brutal/desesperante dependiendo de la situación en la que necesites la fuerza. Sobre el papel anuncia en un 7,2 segundos a los 100km/h con una punta de 227km/h (hemos podido observar con los ojos cortar en 245km/h de marcador). Un motor bastante elástico, el turbo deja conducir en regímenes bajos con tranquilidad, unos consumos no muy altos, haciendo una conducción deportiva podríamos hablar de 13 litros, si vamos en viaje reduciríamos a unos 9 litros, así que buenas sensaciones nos deja(no hemos probado el coche para ir a hacer la compra o a intentar hacer una conducción eficiente). renault-21-turbo-8En el apartado de los frenos podemos comprobar que si le metemos una carga constante, unas frenadas constantes y bruscas, empezamos a notar la falta de eficacia, sonido incluso llegando a vibración. La caja de cambios funciona de maravilla, la palanca no tiene siquiera holguras y entran todas las marchas sin problema alguno. De la relación de la misma no tenemos queja alguna, la caída de revoluciones en el cambio no es un problema, teniendo en cuenta que el par máximo lo entrega a 3000rpm. La dirección un tanto dura y directa (no olvidar que el amigo es de 1988), a pesar de la fama de pimiento morrón, entra bien en las curvas, tiene una suspensión bastante deportiva y rígida, si el terreno es bueno, la conducción es agradable. Un modelo lleno de sensaciones, esto nadie lo puede negar.

Un modelo precioso, en cual se podían ver avances tecnológicos como el ABS, la segunda bomba de agua eléctrica para refrigerar el turbo, mando a distancia, detalles que hoy en día los obviamos. Añadir que no todo son flores, pues es un modelo un tanto delicado, y si bien se cuida, bien funciona, pero si nos olvidamos de las revisiones, esperar a que caliente…empieza a achacar problemas.

En la actualidad cuesta ver uno de estos por las calles andando y verlo en buenas condiciones aun es más raro, variados son los precios, y se ha notado una notable subida en los últimos años, viendo buenos modelos por 6000e.

Raúl Puente, para Locos del Motor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.