Producción con equipos robot-personas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Los mercados de la mayoría de industrias crecen en competitividad cada día, por lo que hay que ingeniárselas para producir más, y mejor. Y la evolución industrial es bestial año tras año.

Robots colaborativosLos robots fueron un grandísimo avance en la industria automovilística (y en las demás), pero nunca podían combinarse con personas para trabajar en equipo y aumentar la productividad debido a razones de seguridad de las personas. Bueno, ahora esto ha cambiado, y los robots colaborativos son una realidad.

La industria del automóvil, es una de las pioneras (una vez más) a la hora de utilizar robots colaborativos con el trabajo de los operarios de líneas de producción, mantenimiento, logística, y cualquier tipo de trabajo de fábrica de automóvil que se os ocurra.

Robots colaborativos 2Las marcas de automóviles ya tienen equipos de expertos programadores que se encargan de crear y programar “cerebros” de robots y aplicaciones industriales de forma que la importancia de la colaboración va creciendo poco a poco. Trabajo simultáneo, y seguro gracias a la gran cantidad de sensores que se utilizan.

Ha llegado a tal punto este tipo de colaboración entre humanos y máquinas, que se necesitan unos a otros de tal manera que ya es imposible romper estos equipos sin perder producción y eficiencia.

Los robots son “educados” para entender que necesitan las personas de ellos, y protegidos de tal manera que no son necesarias ningún tipo de barreras protectoras a su alrededor. Gran cambio con los robots habituales, que no son capaces de reconocer a una persona antes de hacerle daño.

Robots colaborativos 3Dado la gran cantidad de sensores que llevan los colaborativos, se requiere que los técnicos programadores estén todavía más y mejor formados que anteriormente. Nuevos retos para los técnicos y nuevas formas de programación.

Las aplicaciones son infinitas, pero imaginad una sencilla. La colocación de pernos en la carrocería por ejemplo. El robot distingue si debe colocar el perno y donde dependiendo si la carrocería pertenece a un modelo u otro, o una motorización u otra. Y además tiene al operario de logística alimentando de pernos al robot. El robot ralentizará su marcha si detecta que el operario se encuentra en las inmediaciones para evitar cualquier tipo de percance, y luego acelerará su ritmo para no perder el ritmo global de la línea de montaje. Sencillo, ¿no? y eficiente y seguro al mismo tiempo.

Como podéis ver, el futuro es colaborativo. Y en automoción incluso más si cabe.

Adrián Osés, Locos del Motor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.