Ferrari SF90 Stradale, el primer PHEV

La resistencia al cambio es algo habitual y normal en todos los lugares y ámbitos, y el de la automoción no se queda fuera. Hay determinadas marcas que parece, o más bien parecía, que nunca cambiarían su visión de futuro, pero al final todos caen en las redes de la evolución de una manera u otra.

Ferrari por ejemplo, gran símbolo de la automoción de todos los tiempos, ya nos ha presentado lo que es un gran paso en su historia, el primer superdeportivo híbrido enchufable. Para muchos quizás supone la pérdida de la esencia Ferrari, pero por otra parte es una clara muestra de que la lujosa marca italiana también se está adaptando al cambio y muestra su potencial.

El SF90 Stradale es el primer superdeportivo PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) de la marca del cavalino. Es un vehículo de producción pero que desarrolla números extremos gracias a este cambio de mentalidad de los italianos.

Los 1.000 CV’s de potencia, el ratio peso-potencia de 1,57 kg/CV, y los 390 kg de carga aerodinámica a velocidad de 250 km/h colocan al SF90 Stradale a la cabeza de su categoría. Una aparición bastante inesperada pero que viene con números notables que hará que los competidores se pongan manos a la obra para hacer algo mejor.

Otro dato curioso, el SF90 Stradale es el primer V8 de la historia de la marca que se coloca como buque insignia por delante de otros modelos con motores de más cilindros. No está nada mal, pero el truco está en la potencia eléctrica adicional que ayuda al V8 a ser un motor inalcanzable.

El motor es V8 y tiene 4 litros de capacidad produciendo 780 CV’s de potencia. La potencia eléctrica alcanza los 220 CV’s y cuando se complementan ambas el SF90 Stradale alcanza los 1.000 CV’s de potencia. Cifra redonda que seguro será recordada, gracias a los 3 motores eléctricos complementarios, 2 en la parte delantera, y uno en la trasera sel SF90.

Capaz de alcanzar los 340 km/h de velocidad máxima, de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos, y de acelerar de 0 a 200 km/h en 6,7 segundos. Un juguete, pero esta vez diferente a todo lo que recordamos de Ferrari.

El nombre conmemora los 90 años de la fundación de la Scuderia Ferrari y recuerda la gran conexión que siempre ha habido en la marca entre los vehículos de competición y los de producción, aprovechando los desarrollos de ambos para complementarse.

En cuanto a su diseño, recuerda en cierta medida a los modelos de los últimos años, por lo que el mayor cambio es el eléctrico. Y después no faltan detalles del estilo Ferrari, si os gusta la marca os seguirá gustando su nuevo modelo, no cabe duda:

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.