Neumáticos 4 estaciones sí o no

Mucha gente se pregunta si le merece la pena comprar neumáticos 4 estaciones o “All seasons” o no, o incluso nos pregunta a los demás ya que no suelen tenerlo claro.

Bueno, pues para que nos quede claro, tenemos que tener en cuenta 2 cosas fundamentales. La primera que los neumáticos son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera, por lo que debemos primar la seguridad en ellos. Y la segunda, debemos preguntarnos cuál es el uso de nuestro vehículo y que condiciones climatológicas nos encontramos donde lo usamos.

¿A qué nos referimos con el párrafo anterior? Pues como se suele decir, merece la pena gastarse el dinero más en calzado que en ropa, ya que es fundamental que los pies estén en perfecto estado para que todo nuestro cuerpo lo esté. Con los neumáticos ocurre lo mismo, es preferible primar la calidad y seguridad de los neumáticos para asegurar que nuestro vehículo está en buen estado y sus ocupantes seguros. Lo que tenga el vehículo en su interior puede ser secundario, pero no los neumáticos si queremos llegar sanos y salvos a destino.

En cuanto al segundo elemento fundamental, debemos tener en cuenta el uso que tenemos pensado darle al vehículo y donde haremos los kilómetros. Por ejemplo, si vivimos en zona montañosa donde el tiempo no suele acompañar y es más bien frío nos saldrá mejor utilizar siempre neumáticos invernales que están pensados para dar lo mejor de sí por debajo de 7º C. Más a nuestro favor si por ejemplo somos repartidores de productos en esa zona montañosa y gélida. Hay que llegar a destino y superar muchos momentos complicados.

Si por el contrario vivimos en zona de temperaturas cálidas (por ejemplo sur de España o costa Mediterránea), los neumáticos de verano serán los adecuados y no tendremos que preocuparnos de cambios cada año yendo siempre seguros.

Otro ejemplo claro, si vamos a utilizar nuestro vehículo en contadas ocasiones durante el año o en trayectos muy cortos, es muy probable que podamos quedarnos en casa cuando haga malo, y podemos tener montados neumáticos de verano para todo el año. Extremando precaución y conduciendo de forma segura será suficiente y podremos ahorrar en neumáticos.

El problema empieza cuando se vive en zonas extremas dónde los inviernos son muy fríos y complicados y los veranos son calurosos. El gradiente de temperatura que soportarán nuestros neumáticos será muy grande, por lo que tendremos 2 opciones. Una la barata y fácil, y otra la cara y que requiere de ciertos recursos y tiempo.

La barata y fácil, aunque pueda parecer que no lo es, será montar neumáticos 4 estaciones durante todo el año. Así evitaremos los cambios de los mismos entre estaciones, y aunque puedan ser más caros que los específicos de verano o invierno, al no cambiar nos salen más baratos y nos aseguramos de que siempre iremos seguros en cualquier época del año. Los 4 estaciones son un híbrido entre los de verano y los de invierno, y nos aseguran viajar seguros siempre y en toda condición. Aquí hay que mencionar que no tendremos la seguridad tan alta como con neumáticos específicos cuando se den las condiciones (por ejemplo invernales cuando tengamos lluvia/nieve/bajas temperaturas) pero será más que suficiente.

Si tenemos instalaciones para cambiar neumáticos, o tiempo y dinero para llevar nuestro vehículo al taller, siempre estaremos más seguros si montamos un juego de ruedas específico en verano y otro en invierno. Será más dinero a invertir, y además el juego que no se está usando se irá quedando viejo con el paso del tiempo, pero aquí cada uno valora. También habrá que valorar que hacemos con el juego que no está en uso, ¿tenemos un lugar donde guardarlo?.

Todos los neumáticos deben asegurarnos un agarre, tracción y frenada seguros, pero si no usamos cada uno para lo que es, podemos tener problemas e incluso accidentes, y eso no lo queremos ¿no? Piensa en tu seguridad y la de los que te rodean.

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.