Entrevista con Albert Llovera – Parte 1

Si nos preguntan sobre ejemplos de superación se nos viene a la mente Albert Llovera, un deportista (y muchas otras cosas) que es sin duda alguien en quien inspirarse cuando nos encontramos con obstáculos en la vida.

Sus ganas de luchar y superarse le han llevado a vivir distintas experiencias en el mundo del motor, ¡y qué experiencias!…el andorrano ha competido en el Mundial de rallys, el Dakar, campeonatos de España de rallys, rallycross, etc y teniendo en cuenta que desde hace 35 años supera obstáculos desde una silla de ruedas el mérito es mucho mayor. Y siempre con una sonrisa en la cara… ¡increíble!

Locos del Motor ha tenido la oportunidad de entrevistarle, y estas son sus respuestas y reflexiones:

LdM: 1 – ¿Qué hizo que empezases en el mundo del motor?

ALl: Cuando era esquiador, ya me gustaban mucho las motos sobretodo. Yo soy gran seguidor de Moto GP. En esa época uno de mis grandes amigos quedó campeón de Europa de 250 cc, así que ya lo llevaba un poco dentro. Y luego que una cosa que si es importante es que la gente que somos esquiadores llevamos muy adentro también lo del motor porque tienen mucha similitud, son 2 deportes muy parecidos.

Los esquís son los neumáticos, las rodillas del esquiador son las suspensiones del coche, y la visión es la misma. Tú no vas mirando la curva que te viene, sino que ya vas visualizando la siguiente y la otra, igual que en el esquí. Entonces en eso no me costó mucho, y además los cambios de peso de un lado a otro son muy parecidos. La gente de Andorra, los que esquían, tienen muy buenas dotes de conducción. Primero porque tenemos las carreteras bastante destrozadas en Andorra. Segundo porque patinan mucho (llueve, hay nieve, hielo). Todo eso influye mucho.

Yo por ejemplo soy más de rallys que de circuitos, me siento mejor en tipo de conducción y me gusta más. Y una vez que tuve el accidente, se me pasaron cosas por la cabeza y no encontraba manera, y empecé por carreras de quads. Mucho más peligroso, hoy en día no lo haría. Al principio iba atado con las piernas, corrí el campeonato de Andorra y lo gané. Me encontraba muy bien, cambiando los kilos y eso. A parte de eso que yo tengo una lesión muy alta porque yo no tengo ni abdominales ni paravertebrales. Sólo tengo los brazos y en los quads te tienes que ir colgando, pero bueno me espabilaba. Entonces ya, a la que pude, intenté sacarme la licencia, que fue el primer gran hándicap que tuve. Porque nadie había competido, ninguna persona con discapacidad competía con «los normales». Cada uno tenía que correr en su categoría.

Pero bueno yo creo que está clarísimo que yo no voy a ser un jugador de fútbol, pero lo que yo tengo no da ventaja, al contrario. Porque son muchos kilos, todos los kilos van sobre una rueda que es la delantera izquierda, etc. Vaya que no son ventajas, entonces yo me basaba en eso para poder competir con ellos. Entonces ahí ya me dieron la licencia después de casi 2 años y empecé a trabajar en ello. En esa misma temporada ya competí en la Copa Peugeot y la gané. Hasta mitad de temporada iba entre el 8 y el 15 para que no me pasase nada y en la segunda mitad iba a tope y no me bajaba del podium. Llegué a la última carrera segundo a 1 punto del primero, con lo cual el que quedara delante ganaba el campeonato sin ser necesario ganar la carrera. Bueno pues gané la carrera, por si acaso.

Y ahí empezó todo. Empecé a competir y competir, y he llegado hasta donde he llegado. Lo que pasa que hace mucho años de esto, y tengo 4 campeonatos, 5 subcampeonatos, con lo cual ya son 9 temporadas. Es un buen currículum y los equipos se fijan bastante. Lo que pasa que aquí en España existe la manía de hacer el Campeonato de España de asfalto toda la vida. Vaya ilusión de deportista…yo prefiero hacer menos carreras y que me pasen lista los del europeo, los del mundial, y menos carreras entre comillas porque yo siempre he ido justo de presupuesto pero lo suyo es saberlo combinar. Hay gente en el campeonato de España que se ha gastado más dinero que yo haciendo el mundial.

Hay que saberlo aprovechar, yo también he hecho parte de mi programa de mi carrera deportiva con PCR con quienes he podido combinar muy bien mis opciones. Con Pep (director de PCR) veíamos, oye tenemos esto, ¿vamos allí? ¿podremos hacerlo? venga sí. Y así ha sido. Lo mío con PCR es una historia casi de familia te diría. Eso es una ventaja.

LdM: 2 – Ante todo eres un gran deportista y has practicado varios deportes (esquí, baloncesto, rally, rallycross, raids, …) ¿cual es el que más te ha hecho disfrutar?

ALl: Yo todo lo que hago lo hago porque lo vivo, me gusta disfrutar de cada momento. No te voy a decir que me guste más una cosa que la otra, hombre lo que más me gusta es el automovilismo, pero me he divertido mucho en los rallys, muchísimo, yo creo que es lo me que más me gusta. El rallycross también me gusta mucho, el dakar tampoco no soy muy dakariano y los hago muy bien. Yo creo que me quedo con cada momento que vivo.

Empecé a jugar a basket con el Charlottesville de Virginia, que yo viví ahí. Con la Universidad de Virginia y empecé a jugar ahí. No había hecho deporte en mi vida y a mí el basket no me gusta, y quedamos subcampeones de la NWNBA, que es el campeonato de baloncesto en silla de ruedas de Estados Unidos , luego fuimos por clubs y quedamos subcampeones del mundo y yo formaba parte de ese equipo. Lo que viví allí lo viví con una intensidad brutal. Además allí no tiene nada que ver con aquí, a cada partido venían 1.000 personas…

Pero me gusta todo eh. También he hecho esquí, hago descenso en bici, etc. Todos estos deportes son súper intensos, a parte de que te sientes libre porque estás en la montaña. Puedo hacer descenso por medio del bosque, sentir el olor, escuchar los pájaros, …

LdM: 3 – Cuéntanos que supuso para ti aquel fatídico accidente de esquí

ALl: Yo tenía 18 años y venía de estar en unos Juegos Olímpicos, y me fui de los Juegos Olímpicos pensando en los Juegos de 4 años siguientes diciendo lo voy a hacer bien. Quiero volver y hacerlo muy bien, y me acuerdo que mi entrenador me decía: Albert eres un «motivao», dentro de 4 años no vas a luchar por poder ganarles. Y yo le decía que sí, y él me decía que dentro de 8 años… Y yo: pues dentro de 8, pero empezamos ya a entrenar.

Y lo que ocurrió fue que se me cruzó un juez en una línea de meta y tuve un gran golpe contra él. El juez pesaba 120 kilos, yo bajaba a 103 km/h y pesaba unos 63 kilos así que fue como golpear contra un muro. Ahí cambió el recorrido de mi vida, pero no es una cosa que piense ni que des-piense porque eso me dio la posibilidad, dentro de tener una discapacidad muy fuerte, de ser un privilegiado. Privilegiado por tener los dedos, tener los 2 brazos (que yo al principio no movía la mano izquierda porque la lesión es una dorsal 3, donde tenemos la mama). Entonces al principio la mano izquierda se me quedó afectada porque yo al golpear con el cuello tuve una inflamación cervical muy bestia, a parte de quedarme en coma y todo. Al cabo de los 3 meses que estuve en la cama, porque yo me rompí todas las costillas del lado izquierdo, una clavícula, un homoplato, lo peor de todo es el esternón. Me rompí el esternón de arriba a abajo. Y duele lo que no está escrito, duele durante 3 años. Allí no se puede inmovilizar y luego hasta que se va soldando… en definitiva, ¡una gran mierda!

Pero hay 3 puntos muy importantes: uno mismo (que quieras salir del obstáculo, y vivir), tu familia (que es muy potente y está siempre al lado), y tus amigos (que sigo teniendo los mismos amigos aún). La gente cuando vas a unos juegos olímpicos todo el mundo quiere ser amigo tuyo. Cuando corres el mundial todo el mundo quiere ser amigo tuyo, y cuando vas al Dakar todo el mundo quiere ser amigo tuyo. Pero cuando te pasan cosas de estas la gente desaparece, y en cambio mis amigos han estado y yo siempre he sido uno más, y siempre hemos sido luchadores todos. Me pasó a mí, pero nos hemos demostrado que cuando pasa algo así permanecemos todos juntos. Ayer por ejemplo estábamos de fiesta los mismos y yo creo que eso es muy potente. La gente en Andorra flipa: «toda la vida juntos». Y somos amigos de diferente estatus social, y somos amigos desde el colegio, somos los mismos amigos.

LdM: 4 – Tienes una gran experiencia en rallys (WRC, IRC, campeonatos de España, etc), ¿con que momento o rally te quedas?

ALl: De España tengo algunos, pero del Mundial que es lo que más me gusta tengo varios también. Cataluña me gusta mucho y es uno de los sitios donde me he sentido más próximo a la gente y hay gente de todo España y Andorra. El asfalto de Cataluña también me gusta mucho.

México, que no me conocía nadie, pero todo el mundo… llegaba al parque cerrado y los de seguridad, los vigilantes, se llevaban a Loeb y a mí. Hasta demasiado y todo. Allí con que son creyentes, te ven en silla de ruedas, te ven lo que haces, … y para ellos eres la bomba.

Y luego Finlandia, que aunque a veces te saquen un poco más de segundos de lo que te piensas, te piensas que eres un auténtico crack allí. Todo el rato derrapando, en cuarta y en quinta, cortando, a 200 en medio de los bosques. ¡En mi vida me hubiera pensado que hubiera podido hacer esto!

LdM: ¡Gracias Albert! Seguiremos disfrutando en la segunda parte.

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.