Probamos el VW Scirocco R 2010

Empezamos con algo de historia. En otoño de 1974 concluye el proyecto de VW, de realizar un deportivo más asequible dentro del mercado. Con la base EA337 (el Golf I) lanzan el primer VW Scirocco al mercado, comienza una línea de producción paralela al Golf, de corte más deportivo y compartiendo gran parte de la mecánica.

En el año 1981 sale el VW Scirocco II al mercado (a fecha actual aún se siguen viendo por la calle), producción que se estirara hasta el año 1992.

Hasta el año 2008 no se vuelve a ver la designación Scirocco (sí que se produjo de 1988 a 1995 bajo el nombre Corrado, una línea de corte deportivo, que hace recordar al Scirocco) y hace su entrada con un diseño muy deportivo, con una parte delantera agresiva y una pronunciada caída en la parte trasera, así como una buena anchura en los hombros de aletas traseras muy musculosa. Una imagen de vehículo bajo y ancho.

Esta tercera generación, contemporánea del Golf VI, se construye sobre la plataforma PQ35, base sobre la que se han construido varios vehículos del grupo VW.

Una vez puestos en contexto, hoy probamos el VW Scirocco de 3ª generación, modelo del 2010 con caja de cambios manual.

A primer golpe de vista, nos llama la atención el azul eléctrico (Rising Blue) tan característico de los modelos R. Si miramos la parte frontal, y como hemos descrito en líneas anteriores, el frente tiene un carácter muy agresivo, más aún si cabe, en el modelo R. En el paragolpes se puede diferenciar que es el potente de la gama por las molduras laterales, donde deberían ir alojados los antinieblas, que en este caso no lleva más que unas luces LED diurnas (solo en el modelo R). Esta peculiaridad de los antinieblas no nos resulta nuevo, pues ya lo hemos visto en otros modelos como Golf R o Golf R32.

Esta versión monta sensor de luces, faros de Xenon y luz de curvas.

Siguiendo con la estética, elementos diferenciadores serán:

            -Llantas Talladega de 19’’ (es opcional, de serie viene con 18’’)

            -Doble salida de escape

            -Spoiler en portón trasero con más vuelo

            -Molduras exteriores / carcasas retrovisores en negro brillo

            -Asientos de un tapizado bicolor/alcántara con el grabado R en el reposacabezas

            -Cuadro de instrumentos hasta 300km/h con agujas en color azul

            -Plásticos interiores negro brillo

Todo esto ya lo podemos apreciar visualmente, pero en realidad la esencia se encuentra debajo del capó.

Un motor 2.0 Turbo de inyección directa que entrega 265 CV y 350 Nm a través de una caja de cambios manual de 6 velocidades a las ruedas delanteras.

Nada más arrancar escuchamos un bramido ronco proveniente del escape, como bien hemos comentado, de doble salida. Como dato curioso y ya venimos estando acostumbrados de otros modelos, una de las salidas está pilotada por una electroválvula que, por acción de vacío, abre o cierra el paso de los gases de escape. Esta salida de humos es más directa, con lo cual, según condiciones o deseo del piloto, permanecerá abierta o cerrada, para darle un toque más sport, o más silencioso (en este caso, nuestro modelo tiene la válvula desconectada, de tal manera que permanece siempre abierto el paso). A la hora de reducir se escuchan unos leves ¨petardazos¨, tan de moda en los deportivos actuales.

No es nada nuevo el hablar de resonadores de sonido. Ya comentamos en la prueba del Golf V GTI, y se puede ver hoy en día en la mayoría de los modelos con carácter deportivo. No obstante, el sonido del escape no es molesto en su interior, pero suena bastante para ser un escape de serie en esta gama de vehículos y en el año 2010. Al margen de los controles de luces, radio táctil, asientos calefactables y todas las comodidades que nos aporta. Los asientos son bastante envolventes y cómodos. Con el vehículo hemos realizado diferentes pruebas de conducción durante unos cuantos días y hemos podido sacar varias conclusiones. El Scirocco R anda, y anda bastante. Lo hemos probado con unos neumáticos Bridgestone Potenza algo envejecidos y con unos Hankook Ventus S1 Evo nuevos. El agarre con los primeros no nos resultaba muy cómodo, en algunas curvas rápidas el Scirocco R se comportaba bastante sobrevirador. Con los segundos neumáticos pudimos disfrutar más del vehículo.

El grupo VW ya ha eliminado el lag del turbo y es por eso que no da una gran sensación de velocidad, pero para cuando miras el marcador ya estas por unas cifras elevadas. La marca anuncia la aceleración desde parado a 100 km/h en 6 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. No hemos podido medir la aceleración, pero decir que si quitamos el control de tracción, las ruedas patinan tranquilamente en las 2 primeras marchas en cualquier situación y en la 3ª en varias ocasiones. Lo que queremos decir con esto, es que el vehículo tiene demasiada potencia para sólo tener tracción en el eje delantero y sin autoblocante. El velocímetro de los vehículos siempre juega con un margen de error, mostrando más de lo que realmente estamos circulando, en este modelo hemos visto marcar 264 km/h, entendemos que esos serán los 250 km/h que dice el fabricante.

En autopista, y como el único propósito el reducir el consumo al máximo, sin luces, sin aire acondicionado, con las ventanillas subidas, en 6ª y a rigurosos 120 km/h no hemos podido bajar de 8,8 L /100kms. Así que el consumo anunciado por la marca de 6,2 L /100kms…no sé dónde se queda.

El sistema de frenos, es muy sorprendente a la vista. Con 345mm de discos ventilados en el eje delantero y 310mm de discos ventilados en el eje trasero, hacen del Scirocco R un seguro de frenada o así debería serlo. Igual la situación no es la más común, pero es la que hemos probado. Carreteras secundarias, velocidades altas y curvas muy cerradas. Esto suponía grandes acelerones y grandes frenadas. Después de unos kilómetros empezamos a escuchar ruido proveniente de los frenos, y cierta pérdida de eficacia, algo que nos llamó negativamente la atención (cierto es que no sabemos cuándo se le cambio el líquido de frenos, ni si las pastillas igual estaban cristalizadas)

Haciendo un resumen de sensaciones, un vehículo muy cómodo, motor elástico, buena respuesta, agarre y velocidad, el consumo no me parece elevado para los 265 CV’s. Como puntos negativos, sí que el espacio en plazas traseras así como en maletero son un tanto reducidos. Entiendo que el comprador de un vehículo así, no prioriza el espacio de las plazas traseras, sino que busca otras cosas.

Raúl Puente para Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.