Hyundai Prophecy

Los Concept Car muchas veces se quedan, como suele decirse coloquialmente, en agua de borrajas. Pero otras veces llegan a mostrar el camino a seguir de una marca.

Hoy os vamos a enseñar el Hyundai Prophecy, un concept car que une la tradición de los vehículos de los años 20 y 30 con un diseño suave y progresivo coupé.

El Prophecy es espectacular por fuera y por dentro, y con este prototipo la marca coreana adelanta más detalles de su identidad de diseño Sensuous Sportiness.

Las luces pixeladas complementan a la estética exterior clásica basada en curvas pronunciadas y líneas suaves ya vista en otros concept cars del fabricante. El aspecto es claramente deportivo gracias a su aspecto dinámico, sus llantas en forma de hélice y su prominente alerón trasero. Y el color negro le queda realmente bien la verdad.

Por dentro la sensación que transmite es de elegancia y sofisticación. Claro ejemplo es la sustitución del volante por dos joysticks situados a izquierda y derecha del conductor (uno en la consola central y el otro en el panel de la puerta). Los joysticks permiten aumentar el espacio interior para el asiento y controlan muchas cosas incluida la dirección.

Todo puede modificarse de manera manual, pero el Prophecy también incluye una original opción en la cual el vehículo nos sugiere configuraciones recomendadas con respecto a como es el conductor. El sistema consigue parametrizarnos y nos sugiere acercar el asiento o reclinarlo según la mejor ergonomía y seguridad posibles.

El vehículo se adapta a nosotros y recuerda nuestros gustos. En el futuro nuestro coche también será un lugar de ocio, incluso siendo esto más importante que la movilidad. El Prophecy nos dejará activar el «modo relax» para que los usuarios puedan disfrutar del contenido de la gran pantalla frontal y relajarse.

Para la propulsión, Hyundai ha optado por un sistema eléctrico que además purifica el aire del exterior gracias a un dispositivo de filtración de aire con sensor de polvo fino. Además, las ventanillas son fijas, ya que el aire del interior del habitáculo siempre es fresco. Cuando no se necesita aire fresco en el interior del vehículo, el aire filtrado es bombeado de nuevo al exterior a través de dos salidas en la parte inferior de las puertas laterales.

Tiene buena pinta, veremos si llegamos a verlo o inspira algún vehículo de serie en un futuro cercano. Atentos al vídeo:

Adrián Osés, Locos del Motor

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.