Honda CBR1000RR-R Fireblade vs Superbike

Cuando vemos a las mejores motos y coches del planeta competir en las competiciones más punteras del mundo como Moto GP o la Fórmula 1 entre otras, es lógico preguntarse cómo estamos de lejos los mortales de las estrellas.

Normalmente, las máquinas de competición llevan las mejores tecnologías e innovaciones que las hacen ultra rápidas, pero las máquinas para los mortales, o de calle que solemos llamar, cada vez están más desarrolladas y son capaces de ir más al límite.

Por ejemplo, la Honda CBR1000RR-R Fireblade es una moto de calle pero que está muy cercana a su hermana Superbike de competición. Para hacernos una idea, la tecnología de chasis y motor de la RC213V-S (un misil con permiso de actuación en carretera), y la tecnología aerodinámica de la RC213V de Moto GP, han sido las bases para diseñar la Honda CBR1000RR-R. Una máquina con licencia para volar, literalmente sobre la carretera y el circuito.

Mirando a este tipo de super máquinas, la pregunta de cómo de cerca está la competición de la producción en serie es obligada. A priori está a años luz una Moto GP de una motocicleta que cualquiera puede comprar en el mercado, pero quizás no tanto.

Con la ayuda del equipo Honda del Campeonato Británico de Superbikes, se ha podido ver que la versión de calle y la de competición comparten muchas cosas. De hecho, la superbike llega a ser desarrollada y homologada tras partir su hermana pequeña de calle.

La mayoría de piezas son comunes, pero, ¿qué marca la diferencia? Una muy grande es la diferencia de peso gracias a ciertos componentes aligerados. Otra son las revoluciones de trabajo del motor y los cambios de marchas. Tanto motor como caja de cambios son mejoradas con componentes más robustos y duraderos que aguantan mejor los esfuerzos del motor de competición. Y otra muy pero que muy importante, los neumáticos de competición han sido desarrollados para garantizar el mejor rendimiento, por lo que ayudan a ser más rápidos y aumentar la seguridad.

Para la prueba, un circuito de velocidad de los mejores del país, y 2 pilotos profesionales pilotando al mismo tiempo. De esta manera se descartan 3 grandes variables, el trazado, las personas y las condiciones atmosféricas del trazado. Por tanto, apenas quedan las máquinas y se puede afirmar que prácticamente al 100% las diferencias entre ambos tiempos de vuelta se deben a ambas motos.

La diferencia fue de tan sólo 2,872 segundos. Teniendo en cuenta que Oulton Park (Reino Unido) mide 4,3 kilómetros no es tanto, ¿o sí? Ir al concesionario y meter tu moto nueva en el circuito y estar a menos de 3 segundos de un piloto profesional con la misma moto que tú pero de competición… cada uno de vosotros juzgará, pero queda claro que el margen entre competición y producción en serie se va haciendo cada vez más pequeño.

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.