¡Arrivederci Dottore!

Cuando una leyenda decide retirarse de la competición es hora de mirar atrás y observar todos sus logros para dar valor a lo que ha sido capaz de conseguir. Muchas veces al hacer esto nos damos cuenta de que muy probablemente nadie podrá conseguir algo similar.

Valentino Rossi ha estado nada más y nada menos que 26 años al máximo nivel y sin duda, ha sido y será siempre una leyenda del motociclismo. No sólo sus números son espectaculares, sino que también hay otros temas que recordar.

Consiguió dividir a un país como Italia entre su rival Max Biaggi y él mismo. Amargó la existencia de algunos de sus rivales como Sete Gibernau o el propio Max Biaggi que no consiguieron los merecidos campeonatos por tener a Rossi como contrincante. Siempre ha sido capaz de tener al menos a la mitad de todo el público de cada circuito con él, dando igual si corría en Italia o incluso en países tan lejanos como Malasia o Australia. Ha pilotado para las 3 marcas más grandes del mundial de motociclismo (Honda, Yamaha y Ducati), cosa que muy pocos pueden decir. Ha ganado a otros campeones del mundo como Jorge Lorenzo, Marc Márquez, Dani Pedrosa, Nicky Hayden, Casey Stoner, etc.

Y en cuanto a números, estos hablan por sí solos: 26 años en el Mundial de motociclismo, ganando 9 de ellos (1 en 125 cc, 1 en 250 cc, 1 en 500 cc y 6 en Moto GP), 6 veces subcampeón del mundo, 3 veces en tercer lugar de la clasificación, récord de puntos en una temporada, récord de victorias en muchos circuitos, poles, vueltas rápidas… Poco más que decir más que será prácticamente imposible ver a alguien con los números de Valentino, o quizás sí….

Todo ello viniendo del mundo del karting y con objetivo de llegar a la Fórmula 1, que se vio truncado por la falta de presupuesto que le llevó a competir en motociclismo en Italia. Bienvenida esa falta de oportunidades económicas que nos trajo todo un monstruo sobre 2 ruedas.

Viendo su evolución desde sus inicios hasta esta su última temporada, llama mucho la atención como Rossi afrontó los campeonatos donde debutó. Llegó a 125 cc y se adaptó a la categoría ganando ya su primera carrera para al año siguiente ganar el título de forma apabullante. En 250 cc fue todavía una adaptación mejor acabando subcampeón en su primera temporada para ser campeón en la siguiente. Lo mismo en Moto GP donde fue segundo tras Kenny Roberts Jr. en su año de debut y se coronó campeón al año siguiente. En 2002, todos eran «novatos» en Moto GP, pero a Valentino le dio lo mismo ya que salió campeón al final de todas las carrera. Su capacidad de adaptación fue bestial, lástima que no supo cómo dominar la Ducati como lo hacía Stoner, ya hubiese sido la guinda a su carrera con la mejor marca italiana y el mejor piloto italiano de la historia reciente del mundo del motociclismo.

Como todo campeón, también tuvo sus rivalidades y batallas que rozaron las malas prácticas e incluso recibió alguna sanción por conducta antideportiva, ¿pero que sería del deporte sin el espíritu competitivo de los campeones y su afán por ganar? Seguro que se os ocurren otros campeones en movimientos no tan limpios como debieran como Schumacher, Vettel o Doohan, entre otros.

Rossi también es rápido con vehículos de 4 ruedas y parece seguro que ese será su siguiente camino, aunque más como hobby. Muy aficionado a los rallys donde ya ha competido incluso en el WRC, por lo que seguro se apunta a algún rally de vez en cuando. Mientras tanto, su transición será rápida dentro de Moto GP. En 2022 tendrá su propio equipo en Moto GP y Rossi será el mánager. Ni un año de descanso como cuando los jugadores de fútbol se retiran y rápidamente ya dirigen algún equipo. Una persona que vive por y para las motos no descansa, y seguro ya planea como hacer a su equipo campeón en las próximas temporadas.

Arrivederci dottore! Gracias por todo el espectáculo y batallas en pista.

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.