Das E-Racing-Fieber

In diesen Zeiten, in denen wir weder auf die Straße gehen können, noch die Wettbewerbe jeder Modalität durchgeführt werden können, Wir müssen weiter trainieren und unsere Zeit in Aktivitäten investieren, die uns unterhalten.

Sowohl Fahrer als auch Fans haben es schwer, da das Leben ohne Rennen schwierig wird, pero existen alternativas y alguna de ellas se está poniendo muy de moda. Nos referimos al e-Racing, o lo que es lo mismo carreras gracias a Internet y las nuevas tecnologías desde tu propia casa.

Para los pilotos el e-Racing supone el seguir entrenando en las pistas y con sus vehículos. Aunque al ser de manera virtual no sea lo mismo, pueden trabajar en memorizar los circuitos y mejorar sus tiempos. No está nada mal teniendo en cuenta que lo pueden hacer desde sus asientos de simulación pero en casa. No pierden su feeling con el vehículo y se mantienen activos.

Para los aficionados, hay dos grandes ventajas. La primera que pueden seguir las competiciones de e-Racing en directo como las carreras habituales de cualquier modalidad. La verdad que se ve todo muy real y las carreras son claro reflejo de la realidad en cuanto a competitividad. Es un gran entretenimiento. La segunda gran ventaja es que los propios aficionados pueden tomar parte en las carreras de e-Racing y competir contra cualquiera que ose desafiarnos, e incluso contra los pilotos profesionales. Es una gran manera de compararse con nuestros ídolos. Incluso si somos rápidos, podemos aprender de las trazadas y referencias de frenada de nuestros ídolos.

No todo son puntos positivos, ya que también es necesaria cierta inversión para poder disfrutar del e-Racing en nuestras casas. Para los pilotos quizás esto no sea un problema ya que los equipos o patrocinadores no suelen tener problema en facilitarles un buen simulador, pero para cualquiera de nosotros no es tan sencillo. Los simuladores top pueden rondar los 30.000 € lo cual es una inversión excesiva, pero si lo miramos bien podemos tener un buen equipo de simulación por 1.500-2.000 € que ya son cifras más asumibles (aunque tampoco tan asequibles).

Los rallys y carreras de e-Racing son intensas y que no permiten el más mínimo error si queremos tener opciones de quedar entre los mejores. Algunos eventos duran bastante, incluso días, por lo que debemos entrenar y estar preparados para eventos largos en los que apenas se puede parpadear. Se intenta que se parezcan a los eventos reales, como por ejemplo hacer rallys de 3-4 días y carreras con sus entrenamientos libres, entrenamientos cronometrados y sus carreras de larga distancia.

Con el tiempo que estamos teniendo libre estos días y con lo que nos gustan tanto el motorsport como la simulación del mismo, la opción de participar en e-Racing es una de las que se nos ocurren para combatir al Covid-19. La más importante es el tiempo con la familia, pero en los descansos, el e-Racing es la mejor opción que podemos elegir.

Adrián Osés, Locos Motor.

Weitere Artikel aus der Web-

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Motorsport-Enthusiasten und Technik, Gründer und Herausgeber des Mad-Engine.