The importance of air conditioning

We all know that when buying a car have more and more things that we can consider as manufacturers offer a wider range of features and options that years ago, and then there are other things that we do not choose, and take for basic.

Certain things that years ago were extra equipment, pero ahora vienen de serie hasta en los modelos más asequibles. Una de ellas es el aire acondicionado que, según en el lugar del mundo donde te encuentres, es muy pero que muy importante.

Es muy probable que las marcas ya lo incluyan de serie porque está muy relacionado con la seguridad, y la seguridad debe ser lo primero si quieren seguir vendiendo vehículos. Se estima que hasta un 17 % de los accidentes ocurren debido a las altas temperaturas por lo que significa que 1 in 6 podría evitarse con el uso del sistema.

El exceso de temperatura influye directamente sobre el conductor que comete más fallos a mayor temperatura interior del habitáculo e incluso se siente igual que si condujese bajo los efectos del alcohol cuando la temperatura es muy alta, por tanto os vamos a explicar cómo funciona el sistema de refrigeración y la importancia de tenerlo siempre operativo.

El objetivo del sistema es disminuir la temperatura que sale por el ventilador del interior del vehículo, ¿cómo lo consigue? Para ello y para que todo el mundo lo entienda, el sistema de aire acondicionado calienta el exterior para enfriar el interior. Resta energía térmica al aire interior para dársela al exterior, y durante este proceso, el líquido refrigerante cambia de estado absorbiendo y liberando energía.

Las partes del sistema son varias, siendo el compresor una de ellas. Una correa de transmisión ayuda a que el motor impulse el compresor, que crea una presión que hace que el refrigerante fluya a lo largo de las tuberías. Normalmente notamos una pérdida de potencia al encender el sistema de aire acondicionado, y ésta es la razón por la cual ocurre, ya que el motor tiene que transmitir otro movimiento extra.

Hay que tener en cuenta que cuando el refrigerante se comprime, termina calentándose, y para ello tenemos el condensador que se encarga de enfriar el refrigerante y evitar una sobre presión en el circuito. El condensador no es más que un intercambiador de calor que tiene un ventilador eléctrico, el cual fuerza a la corriente de aire a atravesarlo, haciendo que el refrigerante se enfríe y disminuya la presión, expulsando el calor que se había acumulado. Como resultado, se extrae el calor y el refrigerante regresa a su estado inicial.

Otra cosa a tener en cuenta, el refrigerante se dilata cuando se calienta, y ahí entra en acción el presostato, que se encarga de calcular la presión que hay en el circuito y comandar cuando debe detenerse el ventilador del condensador o del compresor. Básicamente es quien manda dependiendo de cómo se encuentra el sistema.

Como en la mayoría de sistemas, tenemos un filtro que extrae la humedad del refrigerante y detiene cualquier sustancia o material que quiera entrar en el sistema. Importante que el refrigerante no arrastre agua u otras sustancias ya que podrían dañar el sistema en cualquiera de las muchas veces que el refrigerante recorre el circuito de aire acondicionado.

El refrigerante también pasa a través de la válvula de expansión que tiene una sonda instalada para regular el paso de éste al evaporador, en dependencia de su temperatura. A un lado de la válvula la presión es alta, al otro lado es baja, esto permite que el refrigerante se enfríe y cambie de estado de líquido a gas. Al final, el refrigerante fluye por el evaporador, donde se encuentra con el aire que viene del ventilador. El aire se enfría y llega hasta nosotros haciendo más agradable estar dentro del vehículo.

Para que quede claro os enseñamos este vídeo:

Si se os estropea algún componente, no dudéis en reemplazarlo. El mercado de segunda mano está muy bien, y es por vuestra seguridad.

Adrián Osés, Locos Engine.

Other items from the web

Adrián Osés
Author: Adrián Osés Motorsport enthusiast and Engineering, founder and editor of Mad Engine.