Ayuda desde 30 metros de altura

Cuando alguien sufre un accidente en carretera es crucial avisar rápidamente a los equipos médicos y de salvamento para que las vidas de las personas implicadas puedan salvarse. Para que estos equipos sean eficientes y cada día mejores, deben entrenar muy duro.

Para entrenar se suelen utilizar simulaciones de accidentes, pero que mejor que accidentes reales para poder impulsar las habilidades de los rescatadores. Como no suele ser posible entrenar en accidentes porque hay vidas en juego, algunos equipos de rescate utilizan vehículos siniestrados pero con maniquíes dentro para impulsar sus habilidades y que consigan liberarte en caso de necesidad.

Para reproducir los accidentes, no siempre se consigue simular situaciones reales ya que en la mayoría de veces se utilizan vehículos de desguace, por lo que Volvo ha decidido ayudar a este tipo de equipos de salvamento (en este caso los servicios suecos) lanzando sus vehículos desde una grúa situada a 30 metros sobre el suelo. De esta manera, los coches quedan deformados como en accidentes reales, y pueden trabajar codo con codo con los equipos de ayuda para poder salvar vidas, o al menos facilitarlo.

Este es el test de choque mas extremo que se hace actualmente, y es de gran ayuda para ver como quedan los vehículos en accidentes extremos. Entender deformaciones y que partes del vehículo se introducen dentro de otras o se desprenden de la carrocería puede salvarte la vida.

Estos lanzamientos desde 30 metros y en diferentes posiciones del vehículo se aproximan mucho más que los test convencionales de accidentes a estado del vehículo en accidentes extremos. Imaginad cualquier escenario de accidente: choque contra camión, choque frontal o lateral, choque a velocidad extrema, pérdida de frenos, etc y los nuevos Volvo lo habrán simulado.

En esas situaciones las personas atrapadas dentro del vehículo suelen encontrarse en estado crítico o incluso ya han fallecido, por lo que los equipos de rescate deben sacarlos como sea y hacer que lleguen al hospital más cercano antes de 1 hora. Es la regla de oro, la cual consigue que un gran porcentaje de accidentados pueda sobrevivir.

No todos los accidentes de tráfico son evitables, por lo que está muy bien que tanto fabricantes, como organizaciones como equipos de salvamento se preocupen por las vidas de las personas. Gran punto a favor de este estudio es que esa información alcanzada entre Volvo y los equipos suecos de salvamento estará disponible de manera gratuita para uso de otros fabricantes y equipos de salvamento de otros países. La seguridad es lo primero, y así se demuestra que realmente se piensa así.

Además, las diferencias entre vehículos fabricados en la actualidad y los que ya tienen 15-20 años son notables en cuanto a materiales, calidad de soldaduras, resistencia de las uniones, etc. Por eso es muy interesante practicar con vehículos nuevos, para estar a la última y ser eficiente con cualquier tipo de vehículo en un posible rescate. Un pequeño detalle puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Da pena ver caer hasta 10 Volvo nuevos de diferentes modelos desde tan alto para destrozarse de manera espectacular, pero la verdad es que merece la pena este experimento ya que ayuda a los ingenieros de Volvo a calcular deformaciones, fuerzas y colapsos de piezas, y a los servicios de salvamento a mejorar sus técnicas para poder sacar personas de vehículos accidentados. ¡Gran trabajo por la seguridad de todos!

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.