El «black cab» más lujoso

Si habéis tenido la oportunidad de viajar a Londres o a cualquier ciudad del Reino Unido seguro que sabéis a que se refieren los británicos cuando mencionan las palabras “black cab”. Es uno de sus iconos que veréis sí o sí a cualquier hora del día y prácticamente en cualquier lugar.

Los taxis negros y característicos de las islas anglosajonas, son cuanto menos curiosos, ya que no destacan por su diseño o calidades de acabados, pero todo el mundo los conoce y los relaciona con Gran Bretaña. Es más, al lado de cualquier vehículo que hace las funciones de taxi, suelen perder prácticamente en cualquier categoría que se os ocurra comparar, y a veces por mucho.

Además, no suele haber opción de usar otro tipo de taxi, ya que son todos iguales. Monopolio que no deja cabida a otras marcas, como ocurre en cualquier otro país, donde los taxis suelen ser de la marca que el taxista quiere. Otra clara muestra de que Reino Unido es especial y diferente.

Como en prácticamente todos los sectores, la customización y el lujo también ha alcanzado a los black cabs, y ya es posible adquirir alguno de ellos por precios superiores a 100.000 libras (más de 120.000 euros). Eso sí, lujo a raudales con opciones como cuero en el interior, asientos calefactables y reclinables electrónicamente, techo luminoso de fibra óptica, elementos para descanso de pies, movimiento electrónico de asientos para aumentar u optimizar el especio interior según necesidades del cliente, sistema de sonido a la última, etc.

En definitiva, puedes viajar en un taxi británico con un comfort igual al que puedes experimentar en un yate o en un jet privado. Suena muy bien, y además se adecúa como anillo al dedo a los aires de superioridad de los británicos y de los turistas pudientes que visitan las islas. Lujo para que el cliente vaya lo más descansado posible y pase desapercibido entre la multitud, aunque la diferencia entre un black cab y un black cab premium es enorme.

Lo que más demandan los que pueden pagar más por un servicio suele ser el poder de customización del producto, y queda claro que este black cab premium satisface estos deseos con creces. Se pueden elegir con 2, 3 o 4 asientos, con frigorífico, wifi, bluetooth, pantallas de información, lunas tintadas, consolas integradas como Play Station o Xbox, separación en compartimentos, acabados interiores, alfombrillas, piezas del interior en madera y otros materiales, etc. ¿Se os ocurre algo más que ponerle? Casi seguro que se podrá añadir, siempre que se pague su debido importe, claro.

Para vuestra próxima visita a Gran Bretaña, atentos al subiros a uno. Puede que sea uno premium y la factura a pagar también sea de las que no se olvidan.

Adrián Osés, Locos del Motor.

Otros artículos de la web

Adrián Osés
Autor: Adrián Osés Apasionado del mundo del motor y la Ingeniería, fundador y editor principal de Locos del Motor.